Está en:
 De su interés
 
De su interés
 
El Palacio de la Rumba en La Habana


El Palacio cubano de la Rumba, en la Ciudad de La Habana, es la casa de los cultivadores de ese popularísimo género musical, por lo que acoge en su espacio a lo que más vale y brilla de la rumba.

Numerosas son las agrupaciones musicales profesionales y aficionadas que allí se presentan cada semana, de martes a domingo, en cuatro sesiones. Entre ellas sobresalen Los Papines, el Septeto Habanero, Yoruba Andabo, el Septeto Matamoros, El Solar del 6, el grupo Tata Güines y Clave y Guaguancó. Otra de las agrupaciones que se suman habitualmente son Los Muñequitos de Matanzas, el Coro Folclórico, Pelladito y Afroamérica y Rumberos de Cuba.

Inaugurado a finales del pasado año en el capitalino barrio de Cayo Hueso, del municipio de Centro Habana, este inmueble ha alcanzado gran popularidad por ser un sitio ideal donde se promueve la música tradicional cubana. Se dice que la tradición musical del complejo de la rumba: la jiribilla, el yambu, la columbia y el guaguancó, es tan popular en la Isla, como tomar café; así que la institución surgió para reafirmarlo.

El salón, remodelado donde antes existió una sala de cine, tiene una capacidad para casi dos centenares de espectadores aproximadamente y allí se puede disfrutar del son y la rumba, no sólo manifiestas con las agrupaciones para bailar, sino también mediante la presentación de bonitos espectáculos artísticos donde los repiques del bongó, del quinto, son los principales protagonistas.

Los legendarios e inolvidables Chano Pozo, Malanga, Roncona y Tata Güines, famosos rumberos cubanos ya desaparecidos físicamente, viven cada día en el jolgorio de los que allí acuden, en los pies de los bailadores que solos se mueven ante el contagioso sonar de los parches de un tambor o de un cajón.

La estructura de los espacios del Palacio están muy bien diferenciados en cuatro sesiones: Rumbita matinal para los niños, como parte del trabajo comunitario en Cayo Hueso; Rumba del mediodía para los jóvenes, Rumba de sobremesa y Noche de Rumbatela para los adultos, que comienza siempre a partir de las 6:30 de la tarde hasta la madrugada.

El Palacio permanece abierto al desarrollo de nuevas e interesantes propuestas, así como al enriquecimiento de la instalación con nuevos elementos decorativos y servicios que contribuyan al constante mejoramiento del ambiente, a la reivindicación de ese género popular, durante mucho tiempo menospreciado, y al fomento del acervo cultural de las personas que allí acuden.

¡Que suenen las claves!
 
Más de su interés
 
 
 
 
 
 
©Copyright 2000-2020 Oficina Nacional de Información Turística. Ministerio de Turismo de Cuba. Todos los derechos reservados.